Español (España)Català (Català)English (United States)
  Search
Suscríbete al blog

Suscríbete al blog Persona, Empresa y Sociedad y recibe las novedades en tu lector RSS o en tu correo electrónico

Suscríbete por RSS
Suscríbete por email

News
Minimize
New: Handbook of Business Ethics
 Chapter  6: Organizational Ethics
  More info...

Buscar
Minimize

Josep M. Lozano

josepm.lozano@esade.edu
Tel: +34 932 806 162
Ext. 2270

Fax: +34 932 048 105
Av.Pedralbes, 60-62
E-08034 Barcelona


Twitter - Josep M. Lozano

 

Persona, Empresa y Sociedad
El blog de Josep M. Lozano  
   
Author: Josep M. Lozano Created: 16/10/2008 11:45
Persona, Empresa y Sociedad - el blog de Josep Maria Lozano

Acabamos de presentar el último estudio que hemos llevado a cabo en el Instituto de Innovación Social: La RSE en el Gobierno Corporativo de las sociedades del Ibex 35, elaborado por César Arjona. Esta investigación aborda una cuestión que considero que será uno de los temas claves del desarrollo inmediato de la RSE: su lugar en el gobierno corporativo. El posible lector hará bien en atender al detalle la concienzuda y rigurosa aproximación que ha hecho César Arjona. Pero todavía es más importante que no pierda de vista el marco de referencia en el que se sitúa. Dicho marco no es otro que la pregunta sobre hasta qué punto la RSE está integrada en la manera de proceder cotidiana de las empresas y en las estrategias corporativas, y consiguientemente, qué condiciones hacen creíble y posible esta integración.

Si tuviera que sintetizar mi lectura del trabajo de César Arjona, utilizaría un par de expresiones que ha popularizado nuestro sistema educativo (del que me ahorro los calificativos porque ya ha recibido bastantes): la situación actual de la RSE en el gobierno corporativo es, simultáneamente, progresa adecuadamente y necesita mejorar. Por una parte, llama mucho la atención que España sea el lugar del mundo en el que se realizan más informes GRI. Emite más informes que el Reino Unido y Estados Unidos juntos; y más del doble que la suma de todos los países escandinavos. Algo semejante daría un recuento de firmantes del Global Compact (España tiene el 12% de empresas firmantes sobre el total mundial). O las empresas españolas lo están haciendo muy bien, o lo están haciendo muy a la ligera… o las dos cosas a la vez. Mi opinión personal es que hay empresas españolas (desde cotizadas a pymes) que, en el ámbito de la RSE han llevado a cabo iniciativas excelentes; así como también hay algunas que son maestras en la RSE cosmética. Creo que, afortunadamente,...

Read More »

Por mi oficio, he tenido que hacer todo tipo de seminarios hablando de RSE. Casi siempre aparece alguien que pregunta por el coste de la RSE. Yo contesto como buenamente puedo; sin embargo, acto seguido añado: todavía espero el día en que alguien me pregunte por el coste de la Irresponsabilidad. Cuando este día llegue, la respuesta la tendré fácil: bastarà con ir al YouTube, buscar cualquier telediario de estos días, y ya tendremos los números hechos. Pero, ciertamente, la respuesta es fácil, demasiado fácil. La pregunta difícil es otra: ¿por qué a lo que hoy llamamos irresponsabilidad hace tres años lo llamábamos éxito empresarial? Lo que tenemos que recordar, analizar y revisar son los parámetros mentales y los criterios analíticos que permitían a buena parte de la opinión pública y -no nos engañemos- a muchos expertos calificar de éxito empresarial a empresas y directivos que hoy todo el mundo denosta.

Pensaba estas cosas el jueves pasado, cuando participaba en el acto del traspaso de la presidencia del Foro de Reputación Corporativa, que dejaba Abertis y asumía Ferrovial. Porque le daba vueltas a la idea de que lo que ahora urge es pasar de la gestión de la reputación al debate público sobre qué entendemos por éxito empresarial. Gestionar la reputación es una necesidad insoslayable para cualquier empresa. Más aún: lo es para cualquier organización. Aunque siempre he creído -sinceramente- que la palabra no ayuda: personalmente, todavía no me he aclarado sobre si plantear la cuestión usando el término reputación es usar una palabra de vuelo gallináceo, es lo que un freudiano calificaría de acto fallido, es una declaración...

Read More »

Bajo un título como éste el lector puede pensar que me referiré a alguna iniciativa del departamento de estudios o de campañas de Intermón. Tengo que reconocer que, hasta hoy, a mí me hubiera pasado lo mismo. Pero no me refiero ni al uno, ni al otro. De lo que quiero hablar es de la creación, dentro de la estructura organizativa de Intermón, de un departamento que tiene como una de sus funciones todo lo que hace referencia a la gestión de la responsabilidad social de la misma Intermón en tanto que organización.

Esta iniciativa, aunque esté en una fase inicial y le quede todavía mucho camino por recorrer, creo que ejemplariza un punto de inflexión en lo que hace referencia a la gestión de la responsabilidad social. Un punto de inflexión que puede quedar bien ilustrado por una referencia personal. Hacia 1995, cuando empecé a escribir sobre responsabilidad social de la empresa, sólo me atreví a poner en una nota a pie de página un comentario diciendo que quizás sería más plausible hablar de RSO que no de RSE, con el argumento de que muchas de las cosas que se plantean en clave de responsabilidad social parece razonable y recomendable que se apliquen a todo tipo de organizaciones, y no tan sólo a las empresas. Si sólo lo dije en una nota a pie de página fue porque a mí mismo me parecía un planteamiento tan atípico, especulativo y soñador, que creí que era mejor que quedara insinuado con la máxima discreción. En cambio, diez años después, en el estudio que hicimos sobre cómo se percibían los diversos actores de la RSE en España, una de las conclusiones más evidentes era que cada vez más...

Read More »

Últimamente, son una constante los comentarios que concluyen que falta liderazgo (en el país, en las empresas, en las escuelas, por todas partes...). Pero siempre me ha sorprendido el acuerdo que la afirmación concita, cuando muchos de los que coinciden en ella ignoran totalmente si sus interlocutores comparten la misma visión sobre el liderazgo. ¿Cómo pueden saber, pues, si echan en falta lo mismo?

Pensaba eso hace pocos días, en la última sesión académica de la Cátedra de LiderazgoS y Gobernanza Democrática, en la que Ignacio Martín nos hizo una excelente presentación de algunos aspectos nucleares de los planteamientos de Ronald Heifetz sobre el liderazgo. El pensamiento de Heifetz merece atención, discusión y debate, porque tiene aspectos muy controvertidos. Sin embargo, de lo que no hay duda es de que sus aportaciones son relevantes para poder contestar a la pregunta que encabeza estas líneas.

Visualitza la imatge a mida completaIgnacio Martín cerró su intervención regalándonos una frase de H. L. Menken, imprescindible para los tiempos que corren: "para todo problema difícil hay siempre una solución sencilla, rápida y equivocada". Especialmente pertinente para acompañar la tesis recogida en el título de uno de los libros que ha convertido a Heifetz en un referente: liderazgo sin respuestas fáciles. Porque a menudo, cuando decimos que falta liderazgo, lo que estamos pidiendo es que alguien ofrezca alguna respuesta, que nos dé una explicación...

Read More »

Si hay algo clásico cuando los periódicos informan sobre un nombramiento para un cargo directivo en una empresa, es hacer constar en qué universidad o escuela de negocios han estudiado. Algunos departamentos de prensa están encantados con esta costumbre, porque así pueden sumar "impactos" comunicativos. Pues bien: estas últimas semanas también hemos visto a diversos directivos ser noticia en los medios de comunicación, en muchos casos debido al dudoso honor de haber contribuido activamente al hundimiento de la empresa en la que trabajaban (y por haber cobrado sustanciosas cantidades por conseguirlo, dicho sea de paso). Pero curiosamente, en estos casos nunca hemos sabido dónde se habían formado, como si fueran verdaderos apátridas intelectuales.

No pensemos sólo en los altos directivos: cuando hay crisis como la actual, también es un clásico la foto de los profesionales despedidos que dejan su trabajo cargando con una caja de cartón. ¿Y qué cargan, en esta caja? No lo sabemos, pero podemos especular que quizás una de las cosas que probablemente llevan es su título de MBA. Esta especulación no es una boutade: un destino prioritario de los MBA ha sido la banca de inversión. Para más de una escuela de negocios de primer nivel, empresas como las que han quebrado han sido un destino preferente de sus MBA en los últimos años. Lo que no tiene nada de extraño, puesto que ofrecían jugosos ingresos a quienes contrataban, y de paso, eso hacía que las escuelas de negocios subieran en los rankings correspondientes, dado que una de las cosas que más se valora para mejorar en la clasificación en estos rankings es el incremento salarial que obtienen los MBA después de haberlo cursado, comparado con lo que ganaban antes de hacerlo. Así pues, quizás...

Read More »

Con David Murillo acabamos de publicar un artículo (Pushing forward SME CSR through a network: an account from the Catalan model), en el que presentamos y analizamos una experiencia de trabajo cooperativo en red que, a lo largo de más de dos años, ha culminado en la creación de lo que hemos denominado RSCat.

El origen y el motor de la experiencia ha sido la voluntad de crear un marco de referencia orientado a dar apoyo a las pymes que quieran integrar la RSE en su modelo de gestión. Lo que se pretende es hacer amable, accesible y viable la gestión de la RSE entre las pymes. Se trata, por lo tanto, de hacer una aproximación a la RSE que sea específica para las pymes, y no la proyección sobre las pymes de los requerimientos, las necesidades y las exigencias de las grandes empresas. La RSE no avanzará entre las pymes si lo que se toma como referencia son determinadas prácticas de las grandes empresas (como por ejemplo la elaboración de memorias o determinados enfoques de la acción social). Al contrario: sea cuál sea la forma que finalmente tome la RSE entre las pymes, sólo tendrá sentido si se ésta construye desde las pymes, con las pymes y para las pymes.

Por eso, en la experiencia a la que me refiero, se ha enfatizado desde los inicios que la RSE no es un estado (o una foto fija), sino un proceso, y que lo que hace falta es una RSE capaz de acompañar procesos empresariales. Se ha partido del supuesto de que, aunque el discurso sobre la RSE parece relativamente reciente, la realidad de la RSE entre las pymes no empieza de cero, sino al contrario: en muchos casos tiene una larga historia y, por lo tanto, lo primero que hay que hacer es apoyarse sobre la historia y la cultura de cada empresa. Y sobre todo se ha trabajado con un criterio fundamental: hace falta un discurso sobre la RSE en positivo, vinculado a la buena gestión y a las buenas prácticas, y no a partir de amenazas (como podría ser, por ejemplo, vincular la RSE al riesgo reputacional).

...

Read More »

 

La crisis que estamos viviendo ha puesto de manifiesto que hay muchos componentes de nuestra vida económica y de nuestra vida pública que hemos de revisar radicalmente. Hay temas que han dejado de ser un reto para los seminarios y las conferencias internacionales, y han pasado a ser un reto de supervivencia. Hemos visto el abismo demasiado cerca como para permitirnos la posibilidad de que la próxima vez ya lo veamos con la proximidad que nos da la caída libre. Hablo de temas como, por ejemplo, si nos hace falta más, menos o -simplemente- mejor regulación; si lo que hay que revisar no es la regulación sino los reguladores y el diseño de las instituciones donde llevan a cabo su tarea; o si hablar de sociedad del riesgo y de déficits de gobernanza no es hablar sólo de ecología sino también de economía y finanzas. Son temas cuya resolución es cada vez más una cuestión de pura y simple supervivencia.

Detrás de todo lo que ha pasado ha habido, ciertamente, mucha irresponsabilidad. Tantos años discutiendo sobre el coste de la RSE, y ahora nos encontramos de golpe ante la constatación del coste de la Irresponsabilidad, con mayúsculas. Pero sería un grave error conformarnos con la consoladora idea que esta crisis refuerza el valor de la RSE en la gestión empresarial. Porque olvidaríamos que detrás de los acontecimientos que estamos viviendo ha habido conductas personales. Conductas que no resisten una mínima consideración de carácter ético. Es verdad que no podemos pretender que, cuando nos hemos enfrentado a la posibilidad de un auténtico "riesgo sistémico", los cambios necesarios tengan que ser exclusivamente de carácter personal, y no de carácter sistémico. Pero también nos quedaríamos cortos si ignorásemos los componentes personales.

San...

Read More »

Bajo el impulso de diversas cajas de ahorros, se ha publicado lo que han denominado Libro verde sobre la Responsabilidad Social Corporativa en el sector financiero. La necesidad de la reflexión que se expresa en el título es evidente, y especialmente, si se me permite decirlo así, por parte de las cajas. Porque no hay duda que atender a la dimensión social forma parte intrínsecamente de la razón de ser y de la actuación de las cajas. Y de aquí que hagan -legítimamente- referencia constante al impacto de su obra social, como un rasgo que las caracteriza desde su fundación. Pero éste es también el origen del gran riesgo -e, incluso, de la posible coartada- de las cajas en el debate contemporáneo sobre la RSE. Riesgo que consistiría en decir, más o menos, "a nosotras que no nos miren cuando se reclama RSE, porque la tenemos incorporada de serie: miren, si no, la obra social desde nuestros orígenes". Ésta sería hoy una actitud un poco miope, la reedición posmoderna de aquella narración bíblica que nos habla de la mujer de Lot, que se convirtió en estatua de sal por mirar hacia atrás, y no hacia delante.

Si lo queremos tratar en términos filosóficos y no en términos bíblicos, podríamos revisar, como un ejemplo paradigmático de lo que estoy planteando, el conocido mensaje publicitario que nos habla del alma de la caja. Mensaje que nos devuelve al clásico debate que, desde Platón hasta Descartes, discutía no tanto sobre la existencia del alma sino, sobre todo, sobre qué conexión tenía con el cuerpo. O si tan sólo eran dos realidades asociadas de hecho, pero sin que hubiera manera de entender qué conexión tenían entre sí. Pues bien, el reto de la RSE para las cajas (hoy y, sobre todo, de cara al futuro inmediato) no es tanto la pregunta por su alma, sino la pregunta por su cuerpo, y por la conexión entre ambos. Es decir, la pregunta inicial no es sobre cómo gastan el...

Read More »

Éste es el título de un excelente libro de Ascensión Belart. Un título que, en sí mismo, es una invitación. El libro presenta de manera clara y sencilla un itinerario vital de autoconocimiento, que invita a abrir horizontes y a mirar más allá; y al mismo tiempo a un mayor enraizamiento. Se puede concluir que no sacia la set que despierta, pero eso, al fin y al cabo, no se lo podemos pedir a un libro: sólo nos lo podemos pedir a nosotros mismos, en la medida en que hacemos el proceso -para decirlo en las palabras de la autora- "del ego al Sí mismo". Proceso poliédrico, de muchas caras, cuya diversidad queda reflejada en el índice del libro.

Se puede pensar que éstas son cuestiones privadas, que no tienen que afectar a la vida de las organizaciones. Si no confundimos "privadas" con "personales", yo pienso exactamente lo contrario. Son cuestiones personales, pero en absoluto irrelevantes para las organizaciones.

Mi intuición es que en las profundidades de nuestra vida organizativa y social se está gestando la ebullición de una energía que todavía no sabemos como emergerá ni como se canalizará, y a la que todavía no atendemos porque no ha salido claramente a la superficie. Pero lo hará. En las entrañas de las organizaciones ronronea un rumor sordo: cada vez hay más personas que no están dispuestas a aceptar que el precio de su desarrollo profesional conlleve la renuncia a encontrarse consigo misma. El hecho de que a menudo la gente se tenga que adaptar para sobrevivir, sumado al hecho de que de estas cosas todavía no sabemos demasiado bien como hablar hace que le demos menos importancia de la que tiene. Pero se nos muestra, por ejemplo, en tantos profesionales que, en un momento determinado, dan un vuelco inesperado -y aparentemente...

Read More »

Sergio Cortés me pregunta en otra entrada del blog cómo valoro la incidencia que puede tener la actual crisis económica en el desarrollo de la RSE. Hoy no hay conferencia ni mesa redonda que no lleve la coletilla "... en el contexto de la crisis económica". Pero la coletilla es especialmente pertinente en lo que se refiere a la RSE. Porque, dado que el boom de la RSE ha llegado hasta hoy haciendo surf sobre la ola del crecimiento de los últimos años, parece legítimo preguntarse qué pasará ahora, con la plancha sobre la arena y con la marea baja.

Sin embargo, cabe una manera diferente de abordar la cuestión. Nos la muestra el reciente informe de la Comisión Europea sobre competitividad. En este informe encontramos un capítulo dedicado a analizar los vínculos entre RSE y competitividad. Lo repito, por si no me he explicado suficientemente: no es un informe sobre RSE con un capítulo que justifica cómo la RSE ayuda a la competitividad (que era lo habitual hasta ahora); sino un informe sobre competitividad, donde la RSE se integra como un factor de competitividad. Al fin y al cabo, es lo mismo que ya están haciendo algunas empresas: hablan de RSE cuando hablan de su modelo de gestión empresarial, que no es lo mismo que las empresas que hablan sólo de su modelo de gestión de la RSE.

En ambos casos, tanto en los discursos de la Comisión como en el de las empresas, la diferencia entre los dos enfoques es crucial, decisiva. Es tal vez la encrucijada que en la que se decide no tan sólo la integración práctica de la RSE en las empresas, sino la misma manera de entender la RSE como tal. Tomemos nota, pues, del planteamiento de la Comisión Europea: no presenta un libro (del color que sea) sobre RSE, sino que la RSE pasa a ser un capítulo de un libro sobre competitividad. Este capítulo es muy jugoso, e imposible de resumir, pero para empezar a contestar...

Read More »

  | Copyright 2008 by Josep M. Lozano Web design by Magik@ment